¿Qué es el Internet de las Cosas?

¡Es más sencillo de lo que parece!

 

El IoT trata de conectar objetos ordinarios a internet para que podamos interactuar con ellos de forma remota.

¿Qué es el IoT y por qué debería importarme?

Es bien conocido que el IoT es una de esas tecnologías que está aquí para transformar el mundo, tal como el internet llegó a nuestras vidas para cambiarlo todo, desde la forma en la que trabajamos hasta la manera en la que comunicamos. Hemos llegado al punto en el que apenas podríamos imaginar una vida sin internet. Pero cuando se habla de IoT, las cosas pueden ponerse muy confusas. ¿Qué es realmente el IoT? ¿Cuál es su verdadero potencial?

Trabajando en una empresa de IoT seguido nos hacen este tipo de preguntas, y después de explicarlo una y otra vez, pensamos que hemos logrado obtener una buena respuesta. Aquí va.

¿Qué significa “IoT”?

En primer lugar, IoT significa Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Si buscas en Google una definición de IoT seguro encontrarás algunas muy técnicas, como: “un sistema de dispositivos de computación interrelacionados, máquinas mecánicas y digitales…” o “la red de objetos físicos (cosas) que llevan sensores integrados, software”. Pero estas definiciones pueden decir mucho y nada al mismo tiempo.

El verdadero IoT se trata de conectar todo a internet (sí, todo), desde la cafetera de tu cocina para que tenga listo tu café al despertar, o tu refrigerador para que automáticamente ordene leche cuando se haya terminado el último envase, o incluso las luminarias en las calles camino a tu trabajo, de manera que puedan ser controladas remotamente para optimizar el consumo de energía.

En otras palabras, el IoT se trata de conectar objetos ordinarios a internet, para que podamos interactuar con ellos remotamente. La comunicación puede ser en ambos sentidos: podemos recibir información de los objetos, y además podemos decirles qué hacer.

¿Por qué los objetos deberían estar conectados?

En este punto podrías pensar que el IoT suena bien, pero que no deja de ser un simple capricho. Solo porque algo puede conectarse a internet no significa que debería. La clave está en identificar qué objetos pueden generar valor cuando están conectados.

Existen innumerables casos en los que el IoT no solo genera información valiosa, sino que también hace que las cosas sean más fáciles, rápidas y baratas.

 

Piensa en una fábrica que cuenta con docenas de máquinas sumamente costosas y que trabajan las 24 horas del día prácticamente todos los días de la semana. Si una de esas máquinas se descompone, la empresa no solo incurrirá en gastos para repararla, sino que también comprometerá toda la cadena de valor.

Este tipo de problemas pueden ser evitados por medio del mantenimiento preventivo, pero ¿cómo poder saber si el mantenimiento se está efectuando a tiempo?

No es fácil determinar la frecuencia de mantenimiento de una máquina de manera que no sea tan alta que genere costos excesivos, ni tan baja que llega a ser inefectiva; la buena noticia es el que IoT lo hace posible.

Se podrían instalar sensores en las máquinas para monitorear en tiempo real las variables clave de su desempeño, como temperatura o vibración, enviar los datos capturados a través de internet y visualizar los patrones generados en una plataforma web. De esta manera, los patrones identificados podrán ser de utilidad para que el equipo de Operaciones pueda determinar un plan de mantenimiento adecuado y no comprometer la producción. Como este, existen otros muchos casos de uso que se pueden encontrar en casas, tiendas, fábricas y ciudades.

CASOS DE USO

Los casos de uso del IoT son interminables, y para una mejor comprensión, podemos clasificarlos en tres:

Monitoreo

Obtener datos de objetos ordinarios

Monitoreo

Obtener datos de objetos ordinarios

Se trata de situaciones en las que el IoT es utilizado para conectar objetos ordinarios a internet con el único propósito de obtener datos a partir de ellos. Esta es la manera más sencilla de implementar IoT, y normalmente es el primer paso para lograr grandes proyectos.

Este tipo de soluciones se sirve de sensores que capturan la información y la envían a internet. Existen sensores para todo tipo de variables: calidad de aire, temperatura, movimiento, luz, GPS, y prácticamente para cualquier otra variable que se pueda medir. El simple hecho de monitorear este tipo de variables les permite a sus usuarios tomar mejores decisiones basadas en datos.

Entre los casos de monitoreo se incluyen el rastreo de activos, los medidores inteligentes, y las soluciones de mantenimiento predictivo, entre otras.

Automatización

Two-way data

Situaciones en donde recibimos datos desde los objetos y se decide actuar a partir de ellos.

Considera un campo donde los agricultores instalaron sensores de temperatura y humedad en el suelo para comprender las condiciones de crecimiento de sus cultivos, y que además de instalar estos sensores, conectaron el sistema de riego a su infraestructura IoT. No solo regarán sus cultivos con la cantidad de agua necesaria, sino que además esto sucederá automáticamente.

Otros casos de uso podrían ser semáforos inteligentes o la automatización en fábricas.

Nuevas Líneas de Negocio

Modelos de última generación

El Internet de las Cosas potenciará la innovación y la creación de nuevos modelos de negocio. Piensa en las siguientes compañías, en cómo son posibles gracias a la revolución que originó el internet.

Así como estas, muchas empresas revolucionarán sus industrias gracias a la correcta aplicación del IoT.

¡ANTES DE QUE TE VAYAS!

El IoT tiene el potencial para transformar la forma en la que interactuamos con las cosas. ¡Ahora es momento de que pienses cómo puedes aprovechar esta tecnología al máximo!